Cuarto aniversario

Sabíamos que era una tarea difícil. No había en España ningún centro para personas con sordoceguera, y poner en marcha todos los protocologos y programas era un desafío. Y todavía mayor era el desafío económico.

Gracias a la ayuda de muchas personas, y en especial del Club de Amigos del Centro Santa Angela de la Cruz, hemos seguido adelante, y tenemos la determinación de seguir adelante mucho tiempo.